Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

TXT: Reseña: WORLD PEACE IS NONE OF YOUR BUSINESS por Ale Kapacevich

MORRISSEY
"WORLD PEACE IS NONE OF YOUR BUSINESS"
Harvest Records, 2014


Por Alejandro Kapacevich - Julio 2014
___________________________________________________


Sería bastante sencillo catalogar taxativamente al nuevo álbum de Morrissey como su “gran regreso”, únicamente porque no había editado material alguno en 5 años. La distancia temporal entre un trabajo discográfico y otro, no siempre debe estar vinculada con el retiro u alejamiento del artista. En realidad, Morrissey nunca se fue; está en el negocio de la música desde hace ya 3 décadas, primero con The Smiths y luego como solista. Convengamos que él no sabe hacer otra cosa más que escribir, cantar y salir de gira -¡qué no es poco para alguien de 55!-, al margen del enorme éxito que tuvo con la publicación de su Autobiografía el año pasado. 

WORLD PEACE IS NONE OF YOUR BUSINESS fue grabado en Francia a comienzos de este año y marca otro quiebre importante en su carrera, no solo por haber sido lanzado a través de un nuevo sello (firmó contrato por 2 discos con Harvest) sino también por ingresar a una nueva fase, incorporando elementos que antes no se encontraban en sus canciones. El tecladista/multi-instrumentista Gustavo Manzur, miembro estable desde 2009, tuvo mucho que ver en este proceso; su origen sudamericano es evidente a la hora de ejecutar la guitarra española, dándole ese aire “latino” y con marcada influencia flamenca, presente en todos los rincones. Asimismo, quiero destacar la sorprendente evolución del guitarrista Jesse Tobias en su rol de compositor, asumiendo un protagonismo sin precedentes. Alain Whyte ya no participa más –lo había hecho ininterrumpidamente desde YOUR ARSENAL- y, créanme que no lo van a extrañar. Las composiciones de Tobias son de lo mejor del disco, mostrándose maduro y más versátil que nunca. Atrás quedaron sus típicos arranques ruidosos que ya estaban incomodando a muchos.

Morrissey siempre fue único en la manera de decir lo que pensaba, y en este caso sigue manteniéndose absolutamente fiel a sus principios. No esperen encontrar cambios drásticos en la parte lírica; eso implicaría la pérdida de su esencia. Todos queremos al artista, al mito, a la leyenda viva que tanto misticismo y atracción genera. Por eso, a lo largo del disco existen temáticas polémicas como los derechos animales (“The Bullfighter Dies”), el asqueo por los estereotipos machistas (“I’m Not A Man”), el cansancio y posterior levantamiento del pueblo por encima los gobiernos opresores (“World Peace Is None Of Your Business”), o el suicidio adolescente (“Staircase At The University”). Sin embargo, la mayoría de las letras tratan sobre la muerte, reflejada desde diferentes puntos de vista, ya sea a través de la imagen tragicómica del último instante de uno de los mayores íconos de la ‘generación beat’ (“Neal Cassady Drops Dead”), pasando por el recuerdo de los amigos que ya no están (“Oboe Concerto”), hasta la sentida y poética historia de un padre que busca desesperadamente a su hijo –a quién abandonó al nacer- por las peligrosas calles de la capital de Turquía (“Istanbul”). Si bien hay canciones que podemos considerar simples y/o banales en un primer análisis (“Earth Is The Loneliest Planet”), todas tienen un mensaje claro, contundente y sobre todo, universal. ¿Quién no se identifica con el hecho de que la persona que te gusta, te bese mucho sin importar el momento o lugar? La respuesta está en “Kiss Me A Lot”, que además incluye coros en nuestro idioma.

Párrafo aparte merece su calidad vocal, con melodías más elaboradas y el uso de registros bien agudos que te emocionan hasta las lágrimas. Morrissey es un provocador innato e inteligente que maneja como nadie los contrastes. No hace falta gritar para quejarse o denunciar injusticias, como suele ser común en el punk. Moz va más allá de cualquier género y es capaz de decirte suavemente que “cada vez que votás, apoyás el proceso”. El impacto es mayor porque te deja pensando. Su voz es única y cualquiera que la escuche –sea fan o no- automáticamente reconoce esa impronta que solo tienen los fuera de serie, los talentosos como él. Y me atrevo a decir que a esta altura no tiene nada que envidiarle a sus ídolos Elvis Presley o Frank Sinatra. Clásico entre los clásicos.

Gran parte de la crítica sostiene que este es el mejor álbum de Moz en 20 años. ¿Sirve compararlo con VAUXHALL AND I? Por supuesto que no. Son épocas distintas y pasó mucha agua por el río. La gran virtud de WORLD PEACE IS NONE OF YOUR BUSINESS está en que no se parece a ninguno de sus discos anteriores, y a su vez tiene elementos de cada uno de ellos. Por ejemplo hay una vuelta a los ambientes tranquilos y sutiles de KILL UNCLE, pero ahora todo está potenciado por una magnífica producción a cargo de Joe Chiccarelli –quién trabajó con artistas tan diversos como The White Stripes, U2, The Shins, o Café Tacuba, entre muchísimos más. Justamente el décimo disco de Morrissey posee un óptimo equilibrio entre experimentación, pop bailable, detalles electrónicos, intensidad rockera, oscuridad, baladas acústicas y hasta flamenco. Al principio puede que sea algo extenso ya que dura casi una hora, pero a medida que uno se va adentrando en cada canción, en sus espacios y recovecos, es inevitable apretar ‘play’ una y otra vez. Sin exagerar, estamos en presencia de una de las obras más completas e interesantes del eterno Mancuniano, cuya capacidad para sorprender todavía permanece vigente en esta segunda década del siglo XXI. ¡Bienvenidos al –nuevo- renacimiento musical de Morrissey! Me encanta YOU ARE THE QUARRY pero les soy sincero: prefiero el presente.


Puntuación: 9.5/10